Límites saludables para los videojuegos

Son buenos o malos los videojuegos Consejos

Es habitual que los padres se preocupen por el tiempo que sus hijos dedican a los videojuegos. Sin embargo, es importante mantener el juego a un nivel saludable.

Poner límites claros al tiempo que tus hijos pasan frente a la pantalla es una estrategia eficaz para asegurarte de que se dedican a los deberes y a las asignaturas escolares.

Sabemos que es difícil (¡tan difícil!) Echa un vistazo a 8 estrategias que pueden ayudarte en este proceso.

La gran mayoría de los niños y adolescentes juegan a los videojuegos. Aunque muchos niños los juegan con moderación, sin consecuencias adversas, otros se obsesionan con el juego. Los padres pueden preocuparse cuando un niño deja de hacer los deberes para jugar, o se queda toda la noche jugando y está demasiado cansado para levantarse para ir al colegio al día siguiente. Algunos padres se dan cuenta de que su hijo rara vez socializa en persona con los demás y pasa todo su tiempo libre con los videojuegos. Algunos niños empiezan a ocultar lo mucho que juegan.



Establecer y hacer cumplir los límites de los juegos

En el caso de los niños y los adolescentes más jóvenes, e incluso en el de los adolescentes mayores de 18 años, usted, como padre, debe tener la mayor parte de la palabra a la hora de determinar los límites adecuados para el juego.

Disponer de unas directrices claras y coherentes en relación con los videojuegos evita que se juegue en exceso.

Sin embargo, dos tercios de los niños y adolescentes indican que sus padres «no tienen reglas» relacionadas con el tiempo dedicado al uso de los medios. Asegúrate de no formar parte de esa mayoría. A continuación le ofrecemos unas pautas para limitar el uso de los juegos por parte de su hijo:

Recuerde que el juego debe producirse solo después de que su hijo haya completado sus otras responsabilidades del día

límites para los videojuegos

Eso debería incluir los deberes y las tareas domésticas. Asegúrese de comprobar la calidad y la integridad de los deberes y las tareas antes de permitir que su hijo empiece a jugar. Jugar a los videojuegos debe ser un privilegio que se gana. El juego no es un derecho inalienable.

Poner límites claros a los juegos de tu hijo

La Academia Americana de Pediatría sugiere que el tiempo asignado debe ser inferior a 30 o 60 minutos al día en días escolares y 2 horas o menos en días no escolares.

El grupo recomienda límites aún más bajos, de menos de 1 hora de tiempo total de pantalla al día para los niños menores de 6 años, y anima a los padres a determinar la cantidad de tiempo apropiada para los videojuegos y otros medios electrónicos para los niños mayores de 6 años.

Ofrecen un planificador en línea para ayudar a los padres a decidir el tiempo de pantalla. Independientemente de los límites que usted considere adecuados, algunos días de la semana no deberían incluir ningún juego. Es crucial asegurarse de que su hijo desarrolla, mantiene y disfruta de otras actividades no relacionadas con el tiempo de pantalla.

Al diseñar sus normas, considere un plazo razonable para la reevaluación

Puede seguir su plan durante 1 o 2 meses y luego reevaluarlo. Un cambio temporal tendrá mayor aceptación que un cambio permanente. Puede decidir que el plan inicial es demasiado restrictivo. Si su hijo se adhiere a él y no hay problemas evidentes, puede relajarlo al cabo de un par de meses. Recuerda que es más fácil aflojar las restricciones que endurecerlas.

Determina una consecuencia realista para el incumplimiento de las normas

La consecuencia por infringir las normas debe ser ejecutable y de aplicación inmediata. No querrás decirle a tu hija de 14 años que no podrá obtener el permiso de conducir a los 16 si incumple las normas la semana que viene. Una opción más razonable es prohibirle completamente el juego (o el uso de los medios de comunicación en general) durante varios días o semanas si no cumple las normas.

Asegúrese de conocer y aprobar los juegos a los que juega su hijo

Como padre de un menor, tienes el derecho — y la responsabilidad — de hacerlo. Pregúntale directamente o consulta los navegadores web si no estás seguro. Averigua cuáles son sus juegos preferidos. Además de establecer reglas sobre los horarios de juego, también debes incluir reglas relacionadas con los tipos de juegos permitidos. Puedes y debes impedir la compra y el uso de juegos con violencia extrema o contenido sexual gráfico.

Son buenos o malos los videojuegos

Una vez que hayas establecido tus reglas, debes controlarlas y aplicarlas de forma coherente

No puedes permitir que tu hijo se salte las normas cuando estés cansado o distraído. No puede aplicar las normas de forma diferente si su hijo se encuentra mal o no tiene deberes un día.

Independientemente de otros problemas que surjan, debes aplicar las consecuencias inmediatamente si tu hijo incumple las normas.

Debes sentirte cómodo con el plan que propones, y debes estar comprometido, dispuesto y ser capaz de cumplirlo. Si los dos padres están implicados, ambos deben estar de acuerdo con la supervisión del tiempo de juego y las normas que lo rodean.

Identificar otras actividades recreativas

Sustituir el juego por otras actividades es fundamental para cambiar el comportamiento de juego excesivo. Su hijo juega en gran parte porque lo encuentra divertido y es algo que se le da bien. El juego puede realizarse prácticamente en cualquier momento, con poca planificación o esfuerzo.

Como muchos dispositivos se utilizan para otras actividades, un juego está a un solo clic — y a un segundo — de distancia. Cuando tu hijo no tiene nada más que hacer, los juegos siempre están ahí para llenar el tiempo.

Para ayudar a su hijo a llenar el tiempo libre, promueva activamente la participación en otras actividades recreativas.

Piense en actividades que usted y otros miembros de la familia puedan realizar con su hijo. La sustitución de las actividades debe hacerse en los días de la semana y durante las horas del día en que su hijo juega más a menudo a los videojuegos.

Ofrezca un refuerzo positivo para las actividades no relacionadas con el juego

Premie a su hijo cuando participe en actividades que no estén relacionadas con el juego. Estas recompensas pueden ser tangibles, con bienes, servicios o incluso dinero. También pueden ser intangibles, como elogios verbales o simplemente atención. Puede sustituir los momentos de juego por actividades recreativas gratificantes, y estas actividades también pueden servir como recompensa por no jugar.

Si su hijo ha estado jugando a un nivel que le está causando daño, lo más probable es que una de las consecuencias adversas haya sido el empeoramiento de su relación con él. Reforzar positivamente la actividad de no jugar es una forma de mejorar esa relación, y eso también puede ser gratificante para el niño.

Límites saludables para los videojuegos

Preguntas Frecuentes

¿Cuál es el límite de tiempo saludable para los videojuegos?

La Academia Americana de Pediatría recomienda limitar los videojuegos a una hora diaria. Y aunque puede ser tentador reducir drásticamente el acceso de tu hijo a los juegos, o querer eliminarlos por completo de tu casa, puede ser más útil empezar poco a poco.

¿Cuánto tiempo debe jugar a los videojuegos al día?

Para los padres que quieren que sus hijos se beneficien socialmente de los videojuegos, debería considerarse un límite estricto de una hora de videojuegos al día. Todo lo que sea más de una hora y menos de tres pone a los jugadores en igualdad de condiciones con los no jugadores en términos de satisfacción y beneficios sociales.

¿Es malo jugar a los videojuegos todo el tiempo?

Bueno, sí y no. Estar sentado en la misma posición hora tras hora no es bueno. A menudo oímos advertencias sobre que sentarse en una silla de oficina frente a un ordenador durante demasiado tiempo es malo, y jugar a videojuegos durante largos periodos de tiempo conlleva los mismos riesgos.

¿Los videojuegos son buenos o malos?

Los videojuegos solo son malos si se les dedica un largo periodo de tiempo. Aunque algunos no estén de acuerdo, aquí hay 3 razones por las que los videojuegos son buenos para los niños: aumentan sus habilidades motoras, mejoran la visión y también mejoran la capacidad de tomar decisiones. De hecho, se ha descubierto que los videojuegos pueden mejorar sus habilidades motoras.

¿Cuáles son los efectos negativos del juego?

El exceso de juego puede desarrollar ciertos rasgos que pueden tener efectos negativos en el desarrollo integral del individuo. El aislamiento social puede ser una consecuencia inmediata del juego continuo e incesante. Los niños y adolescentes pueden confundir la realidad con la ficción.



Javier Zurro Catalá

Javier Zurro Catalá es periodista y experto en seguridad. Javier trabajó durante mucho tiempo como periodista en EC Cultura. Últimamente a Javier le fascina la tecnología. Esto le ha permitido centrarse en escribir sobre aplicaciones de espionaje y otras fuentes relacionadas con diferentes innovaciones tecnológicas.

Rate author
Espiar es Gratis
App para hackear el teléfono

¡Prueba la aplicación de hackeo de teléfonos completamente gratis!

Aplicación de control parental para dispositivos móviles de confianza